Ir al contenido principal

Buenos y malos: se marchó Delibes

En Bachiller, tuve como lectura obligatoria la novela de Miguel Delibes: Cinco horas con Mario. Posteriormente pude ver la obra teatral excelentemente representada por Lola Herrera. He visto un par de veces la adaptación al cine de Los santos inocentes. Con todo ello y lo que me contaba mi madre de la posguerra pucelana, fui haciéndome una composición de una época no tan reciente del pasado y la memoria de muchas personas.

La Guerra Civil española fue un conflicto sumamente complejo, una guerra con guerras internas que, en mi opinion, no admite explicaciones monocausales ni se presta, aunque así lo hicieran los dos bandos y siga ocurriendo todavía, a análisis simplistas o maniqueos. Buenas lecturas y mejores conversaciones con quienes la vivieron y sufrieron es la mejor vacuna contra estas simplezas y sin caer en peligrosos relativismos.

Me sigue pareciendo pertinente para esta época de cambios que estamos viviendo tener en consideración el mensaje de Delibes. Su propuesta es la del compromiso (sin estridencias), trabajar desde el aquí y el ahora (sin excusas), mientras abrimos las ventanas hacia el futuro y sigamos por el auténtico camino abandonando nuestro simplismo y maniqueísmo habitual (blanco o negro; malos y buenos; patronal-sindicatos; directivos-resto del colectivo; instituciones-ciudadanía; izquierda-derecha; etc) y reconciliándonos.

Aunque la novela empieza con una esquela (la de la imagen), rescato el último versículo, esperanzador y protagonista, de la misma es Efesios 4: 22-24 que dice:

«Dejando, pues, vuestra antigua conducta, despojaos del hombre viejo, viciado por la corrupción del error, renovaos en vuestro espíritu y vestíos del hombre nuevo».

Un saludo.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Comunicar nuestra marca personal 2 de 3

¿Cómo contamos lo que somos y cómo debemos hacerlo?

EL EMISOR Y EL RECEPTOR COMO OBSERVADORES DISTINTOS DE LA REALIDAD. De la función parlante a las competencias conversacionales.
Maturana propone, por último, que el proceso de construir la realidad puede ser entendido como un fenómeno conversacional, entendiendo por conversar el “entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar”. Las competencias conversacionales permiten a quienes queremos trasmitir nuestra imagen de marca comprender a nuestra audiencia, clientes y clientas, público objetivo o interlocutores o inteelocutoras desde una escucha activa, y generar un habla que proponga e indague desde el respeto.
Se requiere desarrollar competencias conversacionales entendidas como aptitudes y actitudes para establecer conversaciones que logren expandir el horizonte de posibilidades y la capacidad de acción propia y de las demás persopnas
Las competencias conversacionales son habilidades para escuchar, hablar asertivamente, consensuar signi…