jueves, 4 de septiembre de 2014

Gestión ágil de proyectos de consultoría de RRHH

Estaba hasta el moño de la poca flexibilidad que la gestión de proyectos clásica me ofrecía. Las consecuencias negativas de este tipo de gestión, entre otros: proyectos paralizados que se hacían eternos por el abuso del tiempo de planificación; retrabajos y entregables que aportaban poco valor y me consumían mucho tiempo; soluciones complejas e implantaciones pobres;  resultados poco fiables por preservar el detalle del diseño previo o lo detallado en la oferta.

Y entonces, un día descubrí la perspectiva ágil y los valores del agilismo recogidos en su manifiesto. Y que ofertando/gestionando de manera ágil los proyectos de consultoría de RRHH podía adaptar mucho mejor el curso del desarrollo del proyecto a la evolución de los requisitos y circunstancias de la empresa-cliente en todo momento. Así, mi cliente se convertía, como por arte de magia, en un colaborador más en el proyecto.  Y podía despreocuparme de la planificación detallada de la solución y de los planteamientos y requisitos de la oferta o contrato inicial.  Y todo ello para poner la mirada en la flexibilidad y en la implantación temprana de cambios.

Así que ya no me estreso anticipando requisitos, diseñando al detalle, planificando de manera pormenorizada. Tampoco preveo con antelación acciones de seguimiento sino que me dejo sorprender por lo que ocurra. Y esto es así porque  la gestión ágil de los proyectos de consultoría de RRHH se formulan sobre el concepto de Adaptación (si, con mayúsculas) facilitando la participación y autogestión del equipo interno de proyecto de a través de la visión, el gusto por la exploración y la adaptación constantes. ¡Pura consultoría artesana!


En estos tiempos de incertidumbre he podido evidenciar que la gestión ágil de
proyectos de consultoría de RRHH permite ofrecer:

1. El mayor valor posible con respuestas basadas en la Innovación y la Flexibilidad

2.  Una reducción considerable del tiempo de desarrollo e implantación de los cambios. Solapo diferentes etapas del desarrollo del proyecto, incidimos en hacer tempranas y primeras implantaciones clave de los cambios que son más prioritarios para el cliente, se generan pruebas piloto para que se puedan lanzar "primeras versiones", dinamizo equipos internos de proyecto autogestionados, entre otros.

3.  Resultados fiables. El paradigma clásico de la gestión de proyectos se centra en los entregables y la fiabilidad en el cumplimiento de la planificación prevista. La gestión ágil de los mismos es un diseño e implantación artesanos. Y como  no se conoce el detalle del servicio de consultoría que se va a desarrollar, el objetivo es la fiabilidad respecto a los resultados y el tiempo de implantación.



viernes, 30 de mayo de 2014

La tercera alternativa o la negociación basada en principios


Tanto si uno es vendedor o como si es comprador, la negociación tradicional suele empezar por pedir más de lo que uno cree que puede lograr. El eufemismo que lo refleja es apuntar alto, ya tendremos tiempo de bajar. Los comerciales quieren aumentar su margen y el cliente quiere obtener el máximo posible a cambio de lo mínimo. 

El negociador tradicional regatea, intentando averiguar el límite del adversario y tratando de descubrir hasta donde presionar para que ceda en su posición. 


La mayoría de las veces los dos salen insatisfechos de este tipo de negociación. Y en todas, al menos uno de los dos interlocutores siente que ha cedido demasiado pronto, que ha negociado mal y se despide ciertamente insatisfecho con el resultado. 

En todo caso todos han perdido algo. Y guardamos memoria....

Arrieros somos y en el camino.....

Todas las negociaciones tienen sombra de futuro, lo que debería de hacer innecesarios los engaños entre los negociadores. Por tanto, ambos interlocutores, están obligados a comportarse de manera más colaboradora hacia con el otro a través de la negociación creativa de intereses.

Existe por tanto otra alternativa a la negociación posicional, dura y a cara de perro: un nuevo método fundamentado en cuatro puntos básicos. Estos cuatro puntos definen un sencillo método de negociación, basado en el Proyecto de Negociación de Harvard Business School y los desarrollos de Stephen Covey en su libro la 3ª Alternativa. 
  1. Formula la pregunta para buscar terceras alternativas y la negociación sinérgica: muestra voluntad de encontrar una tercera vía.
  2. Definir qué significa el éxito para todos (criterios de éxito)
  3. Las personas: Separa a las personas del problema y gestionar a las mismas. Empatiza.
  4. Los intereses: Centrarte en los intereses, no en las posiciones.
  5. Las alternativas: Antes de decidir lo que se va a hacer, experimenta con soluciones, genera una variedad de posibilidades hasta que llegues a la sinergia. Empatiza.
  6. Criterios objetivos: El resultado puede basarse en algún estándar objetivo
Todo parte de formular la pregunta para buscar terceras alternativas a su interlocutor: 

“¿Estarías dispuesto a buscar una solución mejor que las que hemos encontrado por separado? No te pido que renuncies a nada. Te pregunto si estás dispuesto que pensemos juntos, para proponer alternativas que tu y yo no habíamos pensado por separado. Aún no existen, las crearemos juntos.