Lo primero es lo primero

Si cogiéramos un frasco grande de cristal y un buen montón de piedras, ¿cuantas piedras piensas que caben en el recipiente?

Si lo llenamos hasta arriba de piedras, ¿estará lleno el frasco?

Parece que sí, pero hagamos algo más: ¿qué pasaría si metemos gravilla y agitamos el frasco?.

Las piedrecillas penetrarán por los espacios que dejan las piedras grandes hasta llenar el frasco totalmente.

Pero, ¿está lleno del todo?

Demos un paso, más, probemos a echar arena en nuestro frasco. La arena se colará entre en los pequeños recovecos que dejan las piedras y la gravilla, volviendo a llenar el frasco.

Nos volvemos a preguntar, ¿está lleno ahora?. ¡No!

Si vertiéramos agua en el frasco hasta llenarlo, ésta se filtrará entre las piedras, la gravilla y la arena que habíamos introducido anteriormente.

¿Qué nos demuestra este experimento?  ¿Que no importa lo ocupados que estemos porque, si lo hacemos bien, siempre podemos hacer que quepan más tareas?. ¡No!!

Nos demuestra que si no ponemos las piedras primero, después será imposible introducirlas. Las piedras grandes deben ser lo primero que ocupe el frasco, después las piedrecillas. El resto encontrará cómo colarse entre los recovecos, es decir, encontrará su lugar.

Debemos tomarnos tiempo para clarificar cuáles son nuestras prioridades y revisar cómo distribuimos nuestro tiempo. Debemos pensar cómo consumimos nuestro tiempo para que no se nos quede ninguna piedra grande fuera, o lo que es peor, que nos veamos obligados a sacar una para poder meter arena.

¿Cuáles son las grandes piedras en nuestra vida? Cada persona tendrá sus piedras. Detenerse un momento, pararse a reflexionar y tomar consciencia de nuestras prioridades nos facilitar reorganizarnos y entregar nuestro tiempo de calidad y mejores energías a lo realmente importante. Pongámoslas primero y el resto encontrará su lugar.


¡¡ Modo pensando en mis piedras grandes ON!!

Comentarios

MONTSE PANIAGUA ha dicho que…
Es muy curioso, que un ejercicio tan aparentemente simple, nos sirva como base para replantearnos y priorizar nuestros objetivos. Te felicito, un buen ejemplo para reorganizarnos y sacar mejor provecho de uno mismo.

Un saludo Visi, y gracias por tus aportaciones
Montse P.V