Ir al contenido principal

Perdón, fue mi error, ¿cómo puedo repararlo?4/4

Conversar sobre el perdón y la gestión del error en las organizaciones me ha llevado a considerar que los cambios profundos en la cultura y los fenómenos de éxito nacen siempre de la pasión y de la inspiración.
Esta noche del viernes, casi madrugada del sábado continuo parafraseando a Seidman y utilizando alguna de las metáforas que pueden leerse en su libro “How". ¿Habéis participado alguna vez del fenómeno de la ola que puede verse en los campos de fútbol y otros eventos deportivos?.
“Si consideramos la ola como una proceso de esfuerzo humano, nos damos cuenta inmediatamente que cualquier persona puede empezar una”
“No tenemos que ser los dueños del estadio, los más ricos o los más poderosos, es realmente un acto democrático”.
Vamos a ver si soy capaz de transferir las olas al territorio de las organizaciones. Para ello os propongo ver el siguiente vídeo:
Estas olas nacen desde el cómo hasta el qué. La ola empieza actuando con intensidad sobre las personas que le rodean. De igual modo, las organizaciones pueden construir sus propios “estadios” que permitan que alguien pueda iniciar una ola.
“En el mundo de los negocios, las empresas que viven en un éxito duradero, tienen algo que ocurre en su interior, una energía, algo parecido a una ola”.
¿Qué considero que pueda ser iniciar una ola?. Todo aquello que tenga que ver con integrar valores en nuestras prácticas cotidianas, por ejemplo: ofrecer lo mejor de sí, preguntar más y proponer menos demostrando honestidad, ofrecer alternativas en vez de caer en la queja y el vicitimismo, identificar y gestionar las propias emociones poniéndolas encima de la mesa, ser coherente con el ejemplo, hacer algo diferente y eficiente por su equipo o departamento o por los clientes, como verbalizar las palabras mágicas "lo siento".

Un cordial saludo.

Creative Commons License
4 comentarios

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Comunicar nuestra marca personal 2 de 3

¿Cómo contamos lo que somos y cómo debemos hacerlo?

EL EMISOR Y EL RECEPTOR COMO OBSERVADORES DISTINTOS DE LA REALIDAD. De la función parlante a las competencias conversacionales.
Maturana propone, por último, que el proceso de construir la realidad puede ser entendido como un fenómeno conversacional, entendiendo por conversar el “entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar”. Las competencias conversacionales permiten a quienes queremos trasmitir nuestra imagen de marca comprender a nuestra audiencia, clientes y clientas, público objetivo o interlocutores o inteelocutoras desde una escucha activa, y generar un habla que proponga e indague desde el respeto.
Se requiere desarrollar competencias conversacionales entendidas como aptitudes y actitudes para establecer conversaciones que logren expandir el horizonte de posibilidades y la capacidad de acción propia y de las demás persopnas
Las competencias conversacionales son habilidades para escuchar, hablar asertivamente, consensuar signi…