Ir al contenido principal

Prototipando voy, prototipando vengo...

Ya adelanté que vengo participando en un taller sobre Pensamiento de Diseño o Design Thinking  (DT) organizado por Bidasoa Activa en colaboración con Mik. Una herramienta que creo que va a tener un impacto extraordinario en los procesos de innovación de servicios y productos que suelo diseñar o colaborar en su implantación.

Para comprender este marco además de entender bien sus fases y características principales lo fundamental es aplicarlo en proyectos concretos. Por ello Asier Iñigo nos propusieron en la sesión de ayer un reto de diseño centrado en servicio.

En concreto nuestro desafío fue el siguiente:
Observar y empatizar:
El proceso que seguimos nos llevó a utilizar un kit del diseñador, compuesto por varias herramientas que nos permitirían centrarnos en lo que es realmente importante en un proceso de innovación dentro de este paradigma. Esto es o mejor dicho estas fueron: las personas, los usuarios que disfrutarán de la experiencia de tomar un café en la luna.

Nuestra primera tarea fue la de capturar historias para entender empáticamente la emocionalidad del usuario antes, durante y después del servicio. Pero no se trata de realizar entrevistas cuantitativas. No se trata tanto de escuchar qué dice, sino qué sienten, qué esperan y cuáles son sus necesidades. Se les intuye, reinterpreta y utilizando entre otras herramientas tu intuición. 

Fase de ideación:
Después dedicamos un tiempo a proponer 4 vectores claves o insigthts que nos guiaron en la generamos mediante una brainstormin centenares de ideas y propuestas.  La cultura de la innovación gira entorno al optimismo y a la confianza en las ideas. Se abraza el riesgo, se aprende de los fallos y se recompensa la valentía.

Prototipado:
Como ya imaginaba, el momento más divertido del taller fue la fase de innovar desde el prototipado del servicio de cafetería lunar.  
El DT huye de la hiperplanificación, al contrario ya que el diseñador tiene vocación por la acción. Los prototipos tienen que ser bosquejos rápidos, baratos e incompletos de la solución de servicio. En nuestro caso trabajamos con cartulinas, rotuladores, tijeras, cartón pluma y nuestra imaginación para simular teatralmente y visualizar dicho servicio, aprender y probar. 

Gracias al prototipado pudimos  prestar atención a sus momentos más críticos, fallar y conversar sobre ello sin dolor.  El prototipado nos permite fallar pronto para tener éxito antes y barato. Luego podremos testar y corregir (iterar) para implantar.

Más info:
¡Viva el consumidor!: sobre Design Thinking
Board en Pinteres sobre DT
Fotografía: autoría propia con el iPhone durante el taller.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Gamestorming: Misión imposible

Para cocrear algo verdaderamente nuevo, debemos poner a prueba los límites. En este juego, las personas participantes tomarán un diseño, un proceso, producto, evento o una idea que ya exista o a valorar, y cambiarán un aspecto fundamental que la convierte en imposible de funcionar y ser viable.  Por ejemplo: “¿Cómo produciríamos un X... en un día?”“¿Cómo creamos un X... sin Y?”“¿Cómo sería un X... sin Y?”
La pregunta debe formularse al grupo como un desafío Durante los siguientes treinta minutos los participantes trabajarán en parejas o en pequeños grupos, y desarrollarán enfoques para cumplir con ese imposible.