Felicidad, patos y lecciones contra la crisis (Parte 1 de 3)


A día de hoy existen muchas familias, profesionales autónomos, personas emprendedoras, y desempleadas cuya realidad está cambiando (tambaleándose peligrosamente hacía otro lado) o se ha visto modificada drásticamente. Entre las crisis y las reflexiones esperazadoras y proactivas de tres autores sobre los que voy a escribir en futuras entradas, observo interesantes analogías que me gustaría compartir en este medio y sobre las que me gustaría conocer vuestra opinión.

Profesional y personalmente conozco muchas personas de las que he aprendido que cuando un muro aparece en nuestro camino está por una razón, no es para detenernos, sino para mostrarnos cuánto queremos lograr. Personas que como Russell, Cyrulnik o Pausch, autores sobre los que versarán mi conversación, observan y se enfrentan a los momentos duros y de inflexión con una actitud remarcadamente responsable (que no culpable) y protagonista. Personas que desean ser felices y que buscan activamente lo mejor para sus vidas en estos tiempos. Que no terminemos por tirar la toalla, sino que salgamos mucho más fuertes, va a depender exclusivamente de nosotros mismos.


El profesor de la Universidad Carnegie Mellon Randy Pausch, es reconocido por su famosa conferencia de septiembre de 2007 que supuso su última lección. En algunas universidades americanas se celebran las "Last Lectures Series". En esos encuentros un profesor distinguido trata de responder a la siguiente pregunta: ¿cuál sería la sabiduría que compartirías con la audiencia si fuese la última oportunidad antes de morir?. En el caso de Pausch era una ya conocida cruda realidad, que le llevó a fallecer de cáncer de páncreas el 25 de Julio de 2008. Aquella conferencia impactó gracias a la red en todo el mundo. En la misma no se puso a hablar de sus problemas de salud, sino que como una manera de dejar constancia de su paso por la universidad, realizó una clase magistral en la que habló de la superación y perseverancia para cumplir con las metas y sueños que se había propuesto en la vida. Un discurso que en YouTube ha sido visto varios millones de veces y que se convirtió en un éxito mundial. Fue invitado al famoso programa de Oprah y ofreció una versión corta de dicha intervención. Todo ello sería la base posterior de un 'best-seller' traducido a 32 idiomas que ha vendido más de cinco millones de ejemplares. Por la red circula el capítulo introductorio de su libro La última lección. Al hilo de esto y por si es de interés, rescato la recomendación de un participante de un taller recientemente facilitado. Me recomendó el portal la Cadena de Optimismo, un sitio de precioso formato en torno al tema del optimismo utilizando como base el libro y la charla de Pausch.

El mundo de los negocios y las empresas implica muchas cosas, en especial la experiencia personal propia y la relación con las otras personas. Solemos olvidarlo en el día a día. ¿Desde dónde queremos mostrarnos a nosotros y a los demás y enfrentarnos a los cambios? ¿Desde una actitud víctima?: "no puedo hacerlo", "hay que", "no depende de mi", "si por mi fuera", "se fue al garete". ¿O desde una actitud protagonista?: "puedo", "voy a", "valoremos las alternativas".

Cuando aparecen los problemas, nos acordamos de lo que realmente es importante. Todo cuenta y conviene disfrutarlo en su justo momento. Es decir ahora mismo.

Que seáis muy felices.

Comentarios

Be ha dicho que…
Hola Uve.

Estoy deseando que llegue la 2ª parte. ¿Sobre quién escribirás? ¿Russell o Cyrulnik?.

Un saludo optimista

Be
Visi Serrano ha dicho que…
Hola Be.

La verdad es que el orden de los factores no alterará el producto. Y por satisfacer los deseos de la parroquia que no sea.¿Sobre quien te apetece que continuemos la conversación?

Saludos optimistas también para tí.
Opinador ha dicho que…
Hola Be.
Te felicito por la elección del tema que viene al pelo en estos momentos que vivimos.
Te puedo decir algo sobre mi experiencia personal.
Soy gerente de una empresa, empresa a la cual he puesto muchas horas, ilusiones y sobre todo he ido creandola en base a buscar las personas conforme a lo que siempre he entendido que tiene que ser una empresa.
He procurado siempre buscar trabajadores afines a mi filosofia. Descartando personas que solo ven problemas en vez de soluciones, hacer un equipo de trabajo donde el respeto y las buenas formas sean lo primordial. En definitiva hacer que todos tuvieramos los mismos objetivos. Nunca ha habido un despido dramático, nunca una mala palabra, nunca una voz mas alta que otra y sobre todo ser honrados con los trabajadores y exigirles esa misma honradez. Escucharles y ayudarles tanto en sus problemas personales como profesionales.
No todo en esta vida en una empresa tienen que ser beneficios a costa de lo que sea. Muchas empresas se habran ido al garete por la crisis si, por una mala administración, pero pienso que sobre todo se habran ido al garete por no saber utilizar los recursos humanos de forma adecuada. Hemos pasado las de cain en este ultimo año, hoy estamos viendo la luz, los 20 trabajadores aun siguen ahi....acosta de beneficios? si y que ?....SEGUIMOS EXISTIENDO Y SOMOS OPTIMISTAS CON EL FUTURO, y sobre todo, me siento orgulloso de comprobar que mis trabajadores y yo seguimos juntos apesar de todo.
Un cordial saludo.

"LOS TONTOS ENGRANDECEN LOS PROBLEMAS, LOS INTELIGENTES BUSCAN SU SOLUCION".
Visi Serrano ha dicho que…
Hola Opinador, gracias por compartir tu experiencia en este medio. ¡Y muchos éxitos!.

Al hilo de tu comentario me pregunto sobre las implicaciones que tiene aceptar la premisa de que es necesario una actitud positiva hacia las personas para conseguir los resultados ¿Qué significa una actitud positiva? La respuesta consiste en una sola palabra: confianza.

Dirigir personas consiste en primer lugar en confiar en ellas. Esto parece lógico: si las hemos seleccionado para nuestro equipo, si las hemos otorgado un cierto grado de poder y de responsabilidad, es que confiamos en ellas. Sin embargo esto no es del todo cierto. Con frecuencia pensamos que las personas sólo trabajarán par nosotros bien si las controlamos de cerca o si las enseñamos las consecuencias negativas que tienen par ellas hacer las cosas de forma inadecuada.
Sin embargo, todavía hoy tenemos un entramado organizativo basado en una cultura de desconfianza. Es la peor prueba de nuestro atraso organizacional muy observable en esta crisis mundial en la que nos vemos envueltos. Observo que en muchas organizaciones se sigue pensando que son los sistemas los que nos van a asegurar el éxito sin caer en la evidencia de que no hay sistema posible sin personas que lo sustente y que como esas personas no mantengan una actitud comprometida con los objetivos de la organización, los sistemas no funcionan, los resultados no se consiguen y las organizaciones o prosperan. Una magnifica prueba del nivel evolutivo de un organización o de un sector y de su nivel de salud a medio y largo plazo es el nivel de confianza que existe en las relaciones entre los directivos y sus equipos de trabajo.

Un cordial saludo. Y gracias de nuevo.
Josep Julián ha dicho que…
Hola:
Aunque creo que no nos conocemos trabajé en la misma compañía pero en distintas épocas. He llegado a ti a través de Alberto Barbero y he leído tu post que me ha gustado mucho. La visión optimista de la vida es un don con el que contamos pero que despreciamos a menudo. Sin embargo, sin optimismo no se puede emprender nada provechoso, así que más vale que nos imbuyamos de él un poco más.

Saludos y espero verte por mi espacio donde se habla de cosas similares.
Visi Serrano ha dicho que…
Visi Serrano dijo...
Hola Josep Julian.

Pues va a ser cierto que hemos coincidido "sinergicamente" en diferentes épocas. Lo que la red una..que no lo separe el hombre.

Imbuída por ese optimismo que describes, ando ocupada en valorar el uso de la metodologia de los Dialogos Apreciativos en cada ocasión que se me presenta. A imagenes positivas le siguen acciones positivas. Se trata de proponer a los equipos naturales de trabajo que centren la mirada y el diálogo en sus éxitos, competencias, habilidades y puntos fuertes (y no en el problema y posibles causas). En el corto plazo le dedicaré una entrada al blog a este acercamiento.

Gracias por dejar tu opinión, Josep Julian. Muchos saludos también para ti, y de seguro que me leerás por tu blog. Allá que voy.