Ir al contenido principal

Scarlett O´Hara

Comparto con quien quiera conversar un correo que acabo de escribir a mi amiga María que ha regresado a su Buenos Aires natal.


Ruedas nuevas y pinchazo....no es mi día.

Buenos días desde este lado del mar. Me alegro de leerte.

(....) En tu correo me preguntas por la crisis, y al respecto te diré que está pegando fuerte, sobre todo y como ya sabrás, en los sectores industriales y del automóvil. En el País Vasco muchas empresas están en ERE (Expediente de Regulación de Empleo). O lo que es lo mismo un procedimiento legal mediante el cual una empresa en crisis busca obtener autorización para suspender o despedir trabajadores. Por lo que la gente está sin cobrar a la espera de producción, y los eventuales no han sido renovados.

Como consecuencia el resto de los sectores, como los de servicios o consumo se ven afectados. El grueso de trabajadores está entre las empresas de los sectores perjudicados y si no hay ingresos o estos disminuyen la gente no consume.

En breve se acabará la prestación por desempleo, el paro de muchas personas, y directamente se encontrarán además de sin trabajo, sin ningún recurso económico mensual.

Sin embargo te diré que en general la gente, aunque preocupada, sigue haciendo vida normal, es cierto que consumimos más picadillo y marcas blancas, pero en general vivimos con la ilusión (¿o la ceguera?) de que mañana pasará.

 Por otro lado, muchos de los que tenemos la suerte de tener trabajo nos estamos viendo muy presionados por la situación, o la mala gestión. En vez de innovar y mejorar, no tocar nada, dejarlo como está; en vez de colaborar y buscar sinergias con otros, competir y desconfiar; en vez de orientarse a las personas, cuidarlas, gestionar sus expectativas, solo los objetivos y los resultados importan, lo demás son pamplinas; en vez de jefes o jefas presentes, que informan, delegan, confían, nos encontramos que están más ocupados que nunca, siempre reunidos, que transmiten información incoherente, que minan la confianza de sus colaboradores.

Y de toda este crisis, y de este caos, tiene que surgir la renovación y las cosas distintas. A nivel personal y profesional va a ser una fuente de aprendizaje brutal, ya podremos decir que superamos una crisis, cosa que los de mi generación no hemos vivido.

Me temo que contaremos que no hicimos mucho para adaptarnos a esta nueva situación, que simplemente aguantamos el temporal como pudimos y que permitimos sin más que las olas golpearan el casco de nuestro barco hasta que amainó la tormenta. Eso si, tendremos que vivir con el remordimiento de recordar a los muertos que dejamos en el camino.

 Ahora que releo el mensaje, lo veo lleno de pesimismo y desesperanza por todos lados. Habrá que pensar que puedo hacer yo para contribuir a cambiar este panorama.

Como dice ScarlettHara: oh eso ya lo pensaré mañana.
(...)


Muxu´s Visi
1 comentario

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Comunicar nuestra marca personal 2 de 3

¿Cómo contamos lo que somos y cómo debemos hacerlo?

EL EMISOR Y EL RECEPTOR COMO OBSERVADORES DISTINTOS DE LA REALIDAD. De la función parlante a las competencias conversacionales.
Maturana propone, por último, que el proceso de construir la realidad puede ser entendido como un fenómeno conversacional, entendiendo por conversar el “entrecruzamiento del lenguajear y el emocionar”. Las competencias conversacionales permiten a quienes queremos trasmitir nuestra imagen de marca comprender a nuestra audiencia, clientes y clientas, público objetivo o interlocutores o inteelocutoras desde una escucha activa, y generar un habla que proponga e indague desde el respeto.
Se requiere desarrollar competencias conversacionales entendidas como aptitudes y actitudes para establecer conversaciones que logren expandir el horizonte de posibilidades y la capacidad de acción propia y de las demás persopnas
Las competencias conversacionales son habilidades para escuchar, hablar asertivamente, consensuar signi…