Ir al contenido principal

Diagrama de afinidad: integrando la diferencia

En el día de hoy facilito la segunda de tres sesiones basadas en la metodología de los diálogos apreciativos. Ayer, un equipo de recursos humanos al completo, pudo apreciar sus histórias de éxito más significativas. 

En el día de hoy concretaremos el contenido que destilan dichas anécdotas y que se concreta en poner en valor el modelo de gestión de recursos humanos de la empresa. Utilizaremos la técnica del diagrama de afinidad porque nos permite agrupar las ideas producidas por todos los miembros del equipo y pasar de las ideas individuales a ideas construidas a partir de las aportaciones de los miembros del equipo. 

Cada una de las columnas o agrupaciones recogerá ideas de diferentes miembros del equipo. Al colocar en la cabecera de cada columna la idea que resume las aportaciones de las diferentes personas, abandonamos las ideas individuales y comenzamos a pensar con las ideas construidas entre todos los miembros del equipo. Finalmente, podremos construir  un diagrama que relaciona todas las ideas construidas por el equipo y establecer una relación entre todas ellas.

La técnica del diagrama de afinidad favorece la libertad y la participación igualitaria de todos los participantes. Nadie influye sobre nadie. Cada persona responde individualmente y, al agrupar las respuestas semejantes en diferentes columnas, se pasa de ideas individuales a ideas producidas por el grupo. Aquí, la influencia del grupo sobre las emociones y  sobre el pensamiento de los individuos es posterior a la producción individual.

¿Por qué usarlo?. Para permitir que el equipo genere creativamente un gran nómero de ideas/asuntos y luego organice y resuma agrupando las ideas afines a fin de reflexionar y/o comprender la esencia de un problema y hallar soluciones.

¿Qué hace?
  • Promueve la creatividad de todos los integrantes del equipo en todas las fases del proceso.
  • Derriba barreras de comunicación.
  • Promueve conexiones no tradicionales entre ideas/ asuntos.
  • Permite que las soluciones emerjan naturalmente, aun en asuntos que datan de  tiempo atrás.
  • Promueve el paso de ideas individuales a ideas construidas por los miembros del equipo.
  • Vence la "parálisis de equipo" que surge de la existencia de una gama abrumadora de opciones y de la falta de consenso.
¿Cómo lo hago? Consulta en este enlace  el guión detallado de una sesión de equipo dinamizada con esta metodología.

Fotografía: autoría propia
1 comentario

Entradas populares de este blog

Check-in, check-out y el silencio en las reuniones

En nuestro trabajo pasamos mucho tiempo reunidos. Percibimos muchas de las reuniones como poco productivas y nos sentimos frustrados porque: no sabemos exactamente cuál es el propósito de la reunión, no la valoramos relevante para nosotros yy porque estamos ensimismados en conversaciones privadas (internas) y distraídos con otros temas no relacionados con el encuentro que nos dificultan estar concentrados en la tarea. Si nuestras expectativas no están alineadas con el propósito de la reunión difícilmente podemos mantener debates sinceros, resolver problemas, tomar decisiones y generar compromisos.
Los procesos de check-in (introducción o ritual de entrada) y check-out (cierre o ritual de salida) son herramientas que permiten aumentar la productividad de las reuniones de trabajo. Supone invertir unos primeros minutos de calidad al inicio del encuentro para establecer un contexto compartido que incluye los objetivos de la reunión y la información contextual relevante. Estos procesos ayuda…

Gamestorming: diseñando la caja

Gamestorming: Misión imposible

Para cocrear algo verdaderamente nuevo, debemos poner a prueba los límites. En este juego, las personas participantes tomarán un diseño, un proceso, producto, evento o una idea que ya exista o a valorar, y cambiarán un aspecto fundamental que la convierte en imposible de funcionar y ser viable.  Por ejemplo: “¿Cómo produciríamos un X... en un día?”“¿Cómo creamos un X... sin Y?”“¿Cómo sería un X... sin Y?”
La pregunta debe formularse al grupo como un desafío Durante los siguientes treinta minutos los participantes trabajarán en parejas o en pequeños grupos, y desarrollarán enfoques para cumplir con ese imposible.